domingo, 14 de noviembre de 2010

Breve Reseña Histórica de la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, hoy Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas. Por Tiberio Murcia Godoy

Fachada del Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas
Foto Carlos Bocanegra 2008


Introducción

En la Villa de San Bartolomé de Honda existen diversas edificaciones que poseen historias simpáticas, historias que a través de los años se puede ir tergiversando y en ocasiones transformarse en leyenda. Como ha ocurrido con esta edificación que algunos “erróneamente” hemos denominado en alguna ocasión “Convento”, hasta el hecho que al ser restaurado se le dio este apelativo, sin ser este, la edificación de lo que aquí allí dice.

Del hoy Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas, quienes muchos lo describen como “el hospital viejo”, si que hay que contarle, ya que hasta en pleno siglo XXI, aun se desconocen algunos antecedentes de su historia.

Como amante al seguimiento de los acontecimientos históricos de nuestra Villa, me he tomado la molestia de escribir esta “Breve reseña histórica del hoy Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas”, no antes, sin advertir, que este bello edificio, posee mucha información histórica, aún por consultar e investigar, por eso he denominado este trabajo, “breve”.

Es simpático encontrar antecedentes históricos tan meritorios, como el hecho de haberse construido en ese lugar la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús por parte de la Compañía de Jesús, o como se conoce “Los Jesuitas”, haber sido fabrica de aguardiente, escuela y el Hospital San Juan de Dios, para terminar como un Centro Cultural que lleva el nombre de un gran hombre, que amo su patria chica con todo su corazón y estuviese donde estuviese, para él Honda, era su vida, y le hayan dedicado un honroso homenaje llevando su nombre como lo es “El Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas”.

Habrá una oportunidad más adelante para que otros continúen trascribiendo, como lo he hecho, de importantes textos históricos acerca de la ciudad, y que traen información de esta edificación, y más cuando la edificación esta amenazada por erosión causada en las diferentes crecientes del río Guali, que de no preservarla, estaría a punto de desaparecer.

Dejo a consideración de ustedes para que se deleiten, junto con los amigos de la historia de la Villa de San Bartolomé de Honda, y tratemos de recuperar el legado histórico, cultural y social de esta hermosa, pujante y bella ciudad, como lo es Honda.

Esp. Tiberio Murcia Godoy
Docente Ciencias Sociales U. Caldas.
Cronista Contemporáneo
Presidente Centro de Historia de Honda


Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas
En mayo de 1990 siendo alcalde popular David Robert Owen Hughes Willians se inauguró la restauración de lo que muchos llamaban “Hospital Viejo”, como, “Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas. Centro que lleva este nombre en homenaje al hijo ilustre de Honda Dr. Alfonso Palacio Rudas”.

Este edificio donde hoy funciona dicho centro, posee las oficinas de turismo, biblioteca y archivo municipal, sala de exposición y conferencias, además allí se realizan talleres de pintura, artes y oficios.
Fachada del Centro Cultural Alfosno Palacio Rudas. antiguo Iglesia Sagrado Corazón de Jesús
(Fotografía Tiberio Murcia Godoy 2008)

Como decíamos al comienzo al referirse a este lugar, lo sitúan o identifican como “el hospital viejo”, de ahí para atrás, desconocen que otras funciones tuvo la edificación.

Aunque algunos tenemos conocimiento que desde de 1960 hasta 1985 funciono allí diversas oficinas municipales como la personería, la oficina de transito, coldeportes, club Ondama, defensa civil, catastro, escuela de artes y oficios.

Lo que vamos a leer a continuación es la génesis de esta edificación desde el Siglo XVIII, hasta mediado del Siglo XX y que usted amable lector podrá corroborar consultando también la rica bibliografía que acompaña esta breve reseña histórica.
¿Quien era Alfonso Palacio Rudas?
Para orgullo de hondanos, tolimenses y colombianos el doctor Alfonso Palacio Rudas fue en vida un gran hombre, que presto sus servicios a su patria con todos los honores, honradez y gallardía. Traemos a colación lo que escribió José Ignacio Arciniegas Herrán.

“Nació en Honda el 12 de junio de 1912, hijo de don Claudio Maria Palacio y Cornelio Rudas. Casado con Magola Santofimio el amor de toda su vida.

El doctor Palacio Rudas ocupo importantes cargos cómo; Secretario de Hacienda del Tolima (1934), Secretario de la Legación de Colombia en Panamá (1936), Secretario de Hacienda de Bogotá (1936), Secretario General del Ministerio de Hacienda (1938), Representante a la Cámara de la cual fue su Presidente (1943), Contralor General de la Republica (1944-1948), Embajador de Colombia en Dinamarca(1958), Gobernador del Tolima (1960), Asesor económico del gobierno colombiano en Londres (1967), Alcalde de Bogotá (1974), Embajador de Colombia en Brasil (1975), Delegado de Colombia ante el Consejo Internacional del Café , sede Londres (1975), Ministro de Hacienda y Crédito publico (1977-1978), Miembro principal de la Directiva Nacional de Cafeteros, en representación del Tolima (1978-1996), Delegatario la Asamblea Nacional Constituyente (1991)”[1]. Conocido como “el Cofrade” aquel que no traga entero, también le llamaron el “príncipe de la economía”. Este abogado hondano, después de recibir las más grandes manifestaciones de aprecio por parte de los hondanos, tolimenses y colombianos, falleció el 1 de agosto de 1996, dejando un gran legado a las futuras generaciones colombianas.
[1] José Ignacio Arciniegas Herran. Alfonso Palacio Rudas, su vida, su obra, su legado. Editorial Atlas Ltda. Ibagué. 2000. Pág. 9 a 29.

Los Jesuitas y la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús


La Compañía de Jesús dirigía la Parroquia en la Villa de Honda, potestad que ostentaban desde 1620, y cuya edificación tenían en lo que hoy en día es la estación del ferrocarril, Bavaria y edificaciones ubicadas entre la calle 15 con carrera 13 en el Alto de San Juan de Dios. Pero al tener tanta oposición por parte de algunos habitantes influyentes de la Villa solicitaron en 1745 al Virrey Eslava, que ellos entregaban el curato, y le solicitaban el traslado del colegio e iglesia a un sitio más cómodo, así lo describe Roberto Velandia.

“Ángel Maria Manca de la Compañía de Jesús, Provincia de esta Provincia del Nuevo Reino, como mejor proceda por derecho parece ante V.E, y dice. Que en consecuencia del deseo que ha muchos años tiene su religión de dejar el curato de la Villa de San Bartolomé de Honda, se ha solicitado de su General la licencia necesaria para este efecto”, “Otros si. Suplica a V.E, que en caso de admitirla, según se espera, se sirva de concederle licencia para que pueda mudar su colegio e iglesia que tiene en esta Villa a otro sitio mas cómodo, que facilite el concurso de fieles y ejercicio de sus ministerios”.[1]

A lo cual el Virrey Eslava respondió el 23 de octubre de 1745, que admitía la dejación del curato de la Villa de San Bartolomé de Honda. “Y en cuanto al otro si se concede a la citada Religión de la Compañía de Jesús la licencia que pide para trasladar su Colegio a la parte y lugar que tuviere por más a propósito en la misma Villa, sin que por el Cabildo, Corregidor y Justicias ni vecinos se pueda poner ni ponga embarazo alguno en la fabrica del nuevo Colegio”.[2]
[1] Roberto Velandia. La Villa de San Bartolomé de Honda. (1989) Tomo I. Pág. 195.
[2] Ibíd. Pág. 197.



Referencia de la imagen anexa: AGN. Bogotá, Colombia. Sección Colonia. Mapas y planos, No. 4. Ref. 201-A. Procedencia Mejoras Materiales, Tomo 21. f.66. ca. [1776]. "Plano del acceso a la Villa de Honda, con el puente caído en Gualí y el utilizable entre San Francisco y la fábrica de Aguardientes". 43 x 55 cm. Estado actual del documento. (Cortesia del historiador José Alexander Pinzón Rivera. Abril 12 de 2016).
.
Se inicio la búsqueda de el nuevo sitio donde quedaría el Colegio e Iglesia de los Jesuitas esto le correspondió a “los señores Pedro Montero, Juan Peláez, Antonio de Reategui y Francisco Javier de Rivas” quien según Velandia (1989). Pág. 204, conceptuaron que;” Solo hallamos por útil y conveniente el sitio o lugar que esta al pie del puente con cola y campo suficientísimo para nuestra vivienda y oficinas necesarias, sin que tenga registro de parte alguna; la puerta de la Iglesia que ha de ser frente con la calle mas principal, llana y extendida, y hoy en día adornada de muchos edificios de casas y tienda de cal y canto y teja”.[1]

Mas adelante agrega que el benefactor de esta obra fue Francisco Zizeros “quien ofrece dar a todo costo suyo y de sus hermanos, hecho y perfecto y consumado un templo o iglesia muy decente y capaz” según lo afirma el Padre Manca el de julio de 1746.[2]

El Padre Jesuita Juan Manuel Pacheco escribe, “El colegio de Honda, en tiempo del provincialato del P. Manca, había decidido, como ya vimos, trasladarse al centro de la ciudad, junto al puente sobre el río Guali. Para ellos se había conseguido, desde 1736, la autorización del presidente del Nuevo Reino de Granada, quien la dio con la condición de que se demolería lo construido en caso de no obtenerse la autorización del Rey. Con este permiso se comenzó la construcción del nuevo colegio”.[3]

Continua el Padre Pacheco afirmando, “En 1764 se presentó una inesperada oposición. El convento de los Franciscanos de Honda pidió al Virrey la suspensión de la obra, pues por una parte, decían, los Jesuitas carecían de licencia para construir, y por otra el nuevo colegio y su convento no mediaban la distancia que prescribían sus privilegios”.

“El reclamo pasó a la audiencia en vía de consulta. El dictamen del fiscal, dado el 28 de enero de 1765, fue que no se debía atender a la contradicción de los Franciscanos “como intempestiva e injusta”, ya que lo hacían cuando la obra se hallaba casi terminada. El privilegio que tienen, añade, para impedir la construcción de otro convento que no esté a determinada distancia del suyo, no habla con los Jesuitas sino con los verdaderos mendicantes”-

Reafirma el padre Pacheco que “En el nuevo sitio los Jesuitas habían ya levantado una nueva iglesia que dedicaron al Sagrado Corazón de Jesús. Pero no sabemos si llegó a realizarse la traslación del colegio, pues esta se suspendió hasta que pasase la misión que venía de Europa, porque en el nuevo sitio no había manera de hospedarla”.[4]

Pero esta dicha no duro mucho porque Carlos III, afirma Velandia, porque se “decreto la real expulsión -de las colonias hispanoamericanas de los Jesuitas-, por Real mandato el 27 de febrero de 1767”.[5]

Y los Jesuitas de la Villa salen expulsados, según José Manuel Groot ,“El día 2 de agosto de 1.767 se embarcaron en el puerto de Honda para Mompox, los jesuitas del colegio de esta villa. Carlos Benavente, Juan de Fuentes y el hermano Manuel Tejada, previo las siguientes diligencias”.[6]

De esto “Y para que todo conste firma el señor oficial real, el cabo de esta guardia, y por el piloto, con testigo por no saberlo hacer, siéndolo igualmente los señores Alcaldes, Alférez real, Sargento Mayor don Maule Jiménez de Arepelo, don Martín Olmedo, don Diego Carrasquilla, don Antonio Miranda, don Gregorio de Reina y otros muchos, que concurrieron a este embarco, estando presente yo el Escribano, de que doy fe,- José Palacio.- Juan Tomás de Quintana.- A ruego de Martín Hernández, testigo Martín de Olmedo.- Ante mi Luís Jiménez”.[7] Lo que concluye claramente que gracias a las gestiones de Francisco Zizeros, los Jesuitas logran trasladarse a partir de 1746 a este lugar hasta el año de 1767, cuando son expulsados por la Corona española de Hispanoamérica
[1] Ibíd. Pág. 204.
[2] Ibíd. Pág. 205
[3] Juan Manuel Pacheco. Los Jesuitas en Colombia. T. III -1696-1767(1986). Pág. 360.
[4] Ibíd. Pág. 362.
[5] Roberto Velandia, libro citado, Pág. 208.
[6] José Manuel Groot. Historia Eclesiástica y Civil de la Nueva Granada. Tomo II. (1953. Pág. 564.
[7] Ibíd. Pág. 567.
Avaluó de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús

Felipe González Mora en su estudio “El Colegio de Honda de la Compañía de Jesús en los planos documentales del Archivo General de la Nación de Bogotá”, escribe “Desde 1766, el señor Joseph Palacio, quien manejaba la producción de aguardiente en Honda, informaba al virrey la necesidad de una casa apropiada para depósitos de mieles, anises, leña y habitación del administrador. El virrey del Nuevo Reino D. Pedro Messía de la Zerda en carta dirigida a Joseph Palacio el 19 marzo de 1772, le previene para que informe el estado de la obra del edificio que había de ser Colegio de la Compañía especificando para tal efecto, Su extensión y proporción para dedicarlo a la Administración de Aguardiente; el valor que se considera, con el de los materiales existentes y cuál podrá ser el que ascienda a lo que deba gastarse aprovechando los dichos materiales en la construcción de casa y oficinas para la citada administración (...) (AGN. Temporalidades, 4, ff. 805 a 806 r.)

De las diligencias practicadas el 23 de marzo de 1772, para el avalúo de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, se destaca lo siguiente:

1. Un solar de 60 v. de frente, a $6 vara. Total: $360
2. Las dos paredes principales de la iglesia, que componen 1.106 varas², a $3 cada una. Total: $3.348
3. Las paredes del costado, componen 2.278 varas², a $3 cada una. Total: $734
4. Todos los arcos de ladrillo de dicha iglesia, con 16.500 ladrillos, a $20 el millar.
Total: $330
5. Las paredes que hay sobre las cornizas, componen 350 varas², a 8 reales cada
una. Total: $350
6. Las paredes que forman las bóvedas, componen 180 varas², a 8 reales cada una. Total: $180
7. El frente de la portada, se compone de 132 varas² de pared, del grueso de 4
tercias, al precio de $4 cada una. Total: $528
8. Las paredes de las viviendas de los cuartos, componen 144 varas² de paredes
principales del grueso de 1 vara y 1 1/12 de otra, al precio de $3 cada una.
Total: $432
9. Las mediaciones de los cuartos de dichas viviendas., componen 57 varas², de ½ vara de grueso, a razón de 12 reales cada una. Total: $85, 4 reales
10. Por el tejado, se hallan 7.000 tejas de canales, a $30 el millar. Total: $210
11. Por 8.000 tejas chicas, a $20 el millar: Total: $160
12. Por 566 varas de armadura, a 2 1/2 reales y medio cada una. Total: $180
13. Por 245 viguetas de armadura, a 4 reales cada una. Total: $122.4 reales
14. Por 36 vigas de asiento de dicha armadura, a 12 reales cada una. Total: 54 reales
15. Por 300 tablas de madera, a 4 reales cada una. Total: $150
16. Por un portón con su cerradura, importan $20
17. Por 250 tablas de guadua, a 1 real cada una. Total: $31.2 reales
Gran total: $ 7.275, 2 reales”.

La fabrica de aguardiente


.


Referencia de la imagen anexa: AGN. Bogotá, Colombia. Sección Colonia. Mapas y planos, No. 4. Ref. 201-A. Procedencia Mejoras Materiales, Tomo 21. f.66. ca. [1776]. "Plano del acceso a la Villa de Honda, con el puente caído en Gualí y el utilizable entre San Francisco y la fábrica de Aguardientes". 43 x 55 cm. Estado actual del documento. (Cortesia del historiador José Alexander Pinzón Rivera. Abril 12 de 2016).
.
La fabrica de aguardiente de la Villa de Honda, funciono en sus comienzos en la casa de Joaquín de Sanabria, a partir del 11 de marzo de 1774 y luego en la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús que había sido de los Jesuitas, pero expulsados los Jesuitas, su Iglesia y edificio quedan a merced de la corona, la cual la convierte en la fabrica de aguardiente, así lo describe Velandia;“La fabrica propia de aguardiente ocupaba la antigua iglesia de los padres de la Compañía, añadida para este fin de seis varas en la fachada principal de oriente, y de veinte a la parte posterior opuesta, con lo que resultó a lo largo del templo y río Guali una línea de ochenta varas de fondo por veinticinco de ancho que tenían las tres naves, con cuarto principal para despacho del administrador, en la que estaba el coso, y las seis vara añadidas, y toda esta obra sin claro alguno de patio es la destruida hasta sus cimientos por el terremoto, quedando al mismo tiempo conmovidos el terreno y la muralla del Guali”.[1]

Pero Velandia nos afirma;“Parece que la fabrica definitivamente se estableció en 1779”, la cual funciono hasta 1805. “Destruida la fabrica por el terremoto de 16 de junio de 1805 vino la crisis en la producción de licor, a tal punto que el Corregidor de la Provincia de Mariquita don Manuel Santiago Vallecilla en carta de 4 de agosto de dicho año propuso al Virrey Amar y Borbon Arguedas y Vallejo de Santa Cruz se permitiera su destilación a los particulares”.
[1] Ibíd. Pág. 360.
[1] Roberto Velandia, libro citado. Págs. 361-362.

En este grabado se puede observar el Puente de San Francisco y a la derecha la edificación, otrora Iglesia Sagrado Corazon de Jesús, luego Fabrica de Aguardiente.

¿Medio siglo en ruinas?

No se han encontrado documento alguno que registre actividad en esta edificación luego del terremoto del 16 de junio de 1805, hasta finales del siglo XIX, en especial en el año de 1884

En el dibujo que aparece extractado del libro “Impresiones y recuerdos”[1] de Tomas Sebastián Restrepo, donde se resalta “Ruinas del convento de San Juan de Dios, reproducción de una acuarela hecha ante el natural por el doctor Juan Nepomuceno Restrepo en 1894”.

Se puede apreciar a primera vista las ruinas de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y luego Fábrica de aguardiente, al fondo el hoy Barrio Alto de San Juan de Dios, y la Mesa de los Palacios.
[1] Tomas Sebastián Restrepo. Impresiones y Recuerdos. Ediciones Paulinas. Bogotá. 1922. Pág. 143.

Las hermanas de la caridad

Don J. Eduardo Vernaza en un excelente articulo sobre este lugar escribe, “En el año de 1883 el concejo municipal de Honda, a excitación del doctor Uldarico Camacho, cura de la ciudad, se dirigió a la reverenda madre Gertrudis, provincial o superiora de las religiosas de la Presentación en Bogotá para que se sirviera mandar unas hermanas de la caridad para que dirigieran el hospital y la escuela que deseaban crear. Esa petición fue bien acogida por la reverenda madre provincial y el 26 de diciembre del mismo año de 1883, ella misma llego de Bogotá con cuatro hermanas; la reverenda madre Casilda, francesa hermana San Roberto francesa y hermanas Sofía y Alejandrina, antioqueñas. Se desmontaron en una casita alquilada para recibirlas en la cale del Palomar, casita que pertenecía a doña Avelina Fajardo, y durante el mes que vivieron en ella se buscaron locales para las hermanas y la escuela.

Fachada Principal del Hospital Viejo
Fotografía Archivo Particular

Un mes después de la llegada de las hermanas se pasaron a las dos casas que terminaban la calle del “Palomar” al occidente. Las hermanas instalaron la escuela en la casa más inmediata al río y ellas establecieron su domicilio en la casa de enfrente. En la escuela se establecieron dos clases a principios de 1884, más o menos con unas cuarenta alumnas. Al mismo tiempo que la Reverenda Madre Casilda dirigía el colegio, en el cual daban las clases las hermanas San Roberto y Sofía, atendía también con hermana Alejandrina a los enfermos que estaba instalados en las dos únicas piezas que quedaban al abrigo de la lluvia entre los escombros del antiguo Hospital de Caridad, completamente arruinado por el terrible terremoto de 1805. Había entonces unos veinte enfermos entre hombres y mujeres.

Se estableció una Junta para proveer a los gastos que demandaban la alimentación de los enfermos y el suministro de drogas, ropas y otros artículos. El primer presidente de esta junta fue Don Julio Samper, que era al mismo tiempo síndico. Se intereso muchísimo en restaura el antiguo edificio y acopio madera para empezar los techos. Desgraciadamente enfermo, los médicos le aconsejaron que se fuera para Bogotá y en este lapso de tiempo estalló la revolución del ochenta y cinco que vino a paralizar lo trabajos empezados. Don Julio, entre tanto, fue reemplazado por don Ignacio Gutiérrez Uricochea, quien en durante la época difícil de la guerra, no dejó de proporcionar fondos oportunamente, para la asistencia de los obres enfermos y algo más de cien herido que se curaron en el hospital durante esa guerra[1].
Después de la guerra, en los años de 1886 y 1887 los cargos del síndico y del presidente fueron separados por la junta. El presidente fue don Alejandro Agudelo y el sindico don Tomás Noguera. El primero se dedicó enteramente a edificar el hospital, consagrando a esta obra todo su tiempo, buscando fondos cuando no estaba trabajando personalmente en la construcción.

En el año de 1887, ya las reparaciones del edificio bastante adelantadas, la Reverenda Madre Casilda con las hermanas Sofía, Alejandrina y Candelaria, esta última que vino en 1886 a reemplazar a la hermana que murió, se trasladaron al local que hoy ocupan, junto con las cincuentas alumnas del colegio, en el año de 1887.[2]

El Doctor Rafael Núñez, siendo Presidente de la República hizo pagar al Hospital una renta mensual de trescientos pesos.
[1] J. Eduardo Vernaza. El Hospital San Juan de Dios de Honda. Revista Cultural y Comercial.1936.
[2] Ibid.

Los túneles
Mucho se ha escrito y hablado de los túneles que posee dicha edificación, túneles que desafortunadamente fueron taponados, ¿por seguridad? , o por otra circunstancia, pero que si lo recuperaran hoy en día serian un gran atractivo turístico digno de admirar. Por eso traemos a colación lo concerniente a los túneles que existen en el Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas.
Fachada norte en ese entonces Hospital San Juan de Dios
Foto Archivo Particular

Eduardo López citado por Velandia, escribe, “el hospital tiene una comunicación subterránea con un lugar desconocido, existe la seguridad popular de que se trata de un túnel, quizás porque el terreno perteneciera en una época a los Jesuitas”[1].

Don J. Eduardo Vernaza narra su versión sobre la existencia de estos túneles. “Justamente cuando estábamos en esa escuela vimos una cisterna con gradas hasta abajo, en donde se botaba la basura. Tenía una profundidad de unos quince metros y hacía por lo menos diez y ocho años que servia de basurero y se vino a llenar en el año de 1926 cuando el sindico señor José Lozano G. inició las nuevas construcciones. Nunca se supo a ciencia cierta para qué era aquello. Existe en el hospital un subterráneo que se comunicaba en la época aquella con el convento de la Candelaria de la “Popa”, lugar situado al norte de la ciudad y que algunos creen que se comunicaba también por un túnel en el Guali con el convento de San Francisco, lugar que ocupa hoy la plaza de mercado.

Mi buen amigo don Lucio Guerra M. me decía que una vez el maestro Tafur tuvo que hacer un trabajo en el hospital halló el subterráneo y en el un rollo de papeles completamente deteriorados que dejaron allí. De este subterráneo me han hablado don Alfredo Torres M., exsindico del hospital y don Luís E. Gutiérrez, que vio la perforación que un peón hizo más o menos frente a las puertas del Teatro Unión. Don José Lozano G. también me hablado sobre el particular y agrega que en la nueva construcción de la sala de cirugía, a alguna profundidad se hallo un suelo de ladrillos y paredes con algunas criptas.

Algunos creen que la boca o entrada del subterráneo queda donde está hoy la gruta de la imagen de Lourdes, pero según los datos de personas seria que he podido obtener, la boca o entrada viene a quedar en la parte sur interior, por ahí donde se encuentra la primera pieza de pensionados, hacia el lado oriental. Y es lógico suponer que la entada a dicho subterráneo quedara dentro del convento y no fuera, ya que se trata de una reserva”. Y termina J. Eduardo Vernaza con la siguiente propuesta, la misma que hacemos hoy en día. “Pueda ser que este subterráneo sea motivo de una exploración. Valdría la pena.”[2].

El medico Ramiro Parias Burgos afirma referente al túnel “Por lo leído creo que el señor José Vicente Molano Fernández nunca tuvo la oportunidad de ver algo de ese famosos túnel y en cambio yo si, cuando era muchacho y por enfrente de la casa de mi padre, cercana a la estación del ferrocarril y por lo tanto del antiguo convento de los padres de San Juan de Dios, se construía en ese tiempo el alcantarillado y los obreros cayeron en parte del túnel, llegando luego hasta la boca que estaba por ese entonces tapada y daba al piso de la bodega sur del ferrocarril de La Dorada. Mas ancho que alto, empedrado, con curvas y desniveles táctico-militares, que recuerdan en parte la topografía y recorrido de la vieja calle de Las Trampas”[3].
[1] Eduardo López. Temas Nacionales, 1932, citado por Roberto Velandia. 1989.
[2] J. Eduardo Vernaza. Op. Citada.
[3] Ramiro Parias Burgos. Buzón. Pro-Honda. Año XIX. No 242. Bogotá. Septiembre de 1988. Pág. 13.
Fachada del edificio Repúblicano
Foto archivo Particular

Ordenan demolición del edificio
Este hermoso edificio se salvo de ser demolido, ya que por Resolución No 245 de agosto 26 de 1986, la alcaldesa especial Cecilia García de Van den Enden, “ordeno la demolición del edificio del antiguo hospital”, como aparece en el libro ”Compendio de normas de la Villa de San Bartolomé de Honda”(1989), publicado en la administración David Hughes, cuyos considerándos se leen así,”La acción de la avalancha sucedida en la noche del 13 de noviembre de 1985, deterioró en gran nivel el Edificio donde funciono el Hospital San Juan de Dios, permaneciendo el municipio a más de su propiedad en plena posesión real y material sin interrupción alguna utilizándolo con el funcionamiento de las oficinas municipales”.

“Que los estudios y diagnostico del Plan de Reordenamiento y Desarrollo urbano de la ciudad, han programado su demolición para adelantar obras de vital importancia y se quiere iniciar esta importante labor para el ornato y embellecimiento de este sector de la población, que la Administración Municipal no debe desaprovechar y está en el deber de patrocinar est inversión por parte del Gobierno Nacional”.
Fachada del antiguo edificio que fue demolido
Foto Cortesia Cristina Niño de Palomino
RESUELVE. Articulo 1. ORDENASE la DEMOLICIÓN del edificio donde funcionó el antiguo Hospital “San Juan de Dios” ubicado a la margen izquierda del cause del río Gualí, y que se distingue por los siguientes linderos; Por el Norte, con la calle 15; por el oriente, con Páez de Zabala Maria de Jesús; por el sur, con río Gualí; y por el occidente, con Campos Ruda Adán. Esto la primera área de 2.334 AC-534 y la segunda área de 4.708. AC-1.812, por el Norte, con Rubio Raga Antonio y Cerón Bernate Manuel Arturo; por el Oriente, con carrera 12 A , por el Sur, con río Gualí, y por el Occidente, con Carrera 13 A”[1].[1] Hughes David. Compendio de normas de la Villa de San Bartolomé Honda. Págs. 180-181.
Fachada del antiguo edificio
Foto Cortesia Cristina Niño de Palomino
Foto tomada desde el PuenteLópez donde se observa la demolición de la edificación republicana
Foto Cortesia Cristina Niño de Palomino
Parte de la demolición del edificio republicano
Foto Cortia Cristina Niño de Palomino
Entrada principal al edificio antiguo republicano
Foto Cortesia Cristina Niño de Palomino

La Creciente del 6 de noviembre de 2010
Quien iba a imaginar que luego de un fuerte y torrencial aguacero que duro más de 10 horas en la región, hizo que creciera el río Guali, creciente estrepitosa que alcanzó niveles incalculados, produciendo erosiones en Honda y en sectores como Santa Helena, La Pedregoza, Las Delicias y el Centro de la ciudad, afectando el Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas, tal como se observa en las fotografías.
Se observa desde el costado de la Plaza de Mercado el Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas
(Fotografía Tiberio Murcia Godoy. Sábado 6 de noviembre de 2010)
Panorámica que muestra la parte que el río Guali se llevo en la creciente del Sábado 6 de noviembre de 2010 en el Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas.(Fotografia Tiberio Murcia Godoy. Domingo 7 de noviembre de 2010) Parte de lo que quedo de la entrada principal al Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas (Fotografía Tiberio Murcia Godoy. Domingo 7 de noviembre de 2010)
Entrada a la Oficina de Cultura y Turismo
(Fotografía Tiberio Murcia Godoy. Domingo 7 de noviembre de 2010)
Pasillo interior del Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas
(Fotografía Tiberio Muria Godoy. Domingo 7 de noviemre de 2010) Estado en que quedo la Biblioteca y Archivo
(Fotografía Tiberio Murcia Godoy. Domingo 7 de Noviembre de 2010)
La fuerza del agua destruyo lo que era la Biblioteca y Archivo Administrativo Histórico. (Fotografía Tiberio Murcia Godoy. Domingo 7 de noviembre de 2010)

Bibliografía

ARCINIEGAS Herrán José Ignacio. Alfonso Palacio Rudas. Su vida, su obra, su legado. Homenaje del gobierno del Tolima. Editorial Atlas Ltda. Ibagué. 2000. Págs. 9 a 29.

GONZALEZ Mora Felipe. El Colegio de Honda de la Compañía de Jesús en los planos documentales del Archivo General de la Nación de Bogotá. D.C. Pontificia Universidad Javeriana, Colombia. Universidad de los Andes. Procesos Históricos. Revista Semestral de Historia, Arte y Ciencias Sociales. Número 10, Julio 2006. Mérida Venezuela. Pág. 18 y 19.
· Reales Fábricas de Aguardiente de Caña en el Nuevo Reino de Granada. Arquitectura industrial siglo XVIII. Centro Editorial Javeriano CEJA. Colección Biblioteca del Profesional. Javegraf. Bogotá. 2002. Págs. 188 a 196.

GROOT José Manuel. Historia eclesiástica y civil de Nueva Granada. Biblioteca de Autores Colombianos. Ministerio de Educación Nacional. Tomo II. Editorial A.B.C. Bogota. 1.953. Págs. 564, 565, 566,567,

HUGHES Williams David Robert Owen. Resolución 245 de agosto 26 de 1986.Compendio de normas de la Villa de San Bartolomé de Honda. Honda. 1989. Págs. 180,181.

LOPEZ Eduardo. Temas Nacionales.. Tomo III. 1932, Págs. 6 y 7. Citado por VELANDIA R. Roberto. La Villa de San Bartolomé de Honda. Editorial Nelly. Bogota. 1.989. Pág. 246.

MURCIA Godoy Tiberio. Honda, hace 386 años. La primer parroquia no se construyó en el Alto del Rosario, sino en el sector del Alto de San Juan de Dios. Periódico El Puente. No 90. Honda. Agosto de 2006. Pág. 7.

PACHECO Juan Manuel. Los Jesuitas en Colombia. Tomo III. Oficina de publicaciones de la Pontifica Universidad Javeriana. Bogotá. 1986. Págs. 360, 362.

PARIAS Burgos Ramiro. Buzón. Pro-Honda. Año XIX. No 242. Bogotá. Septiembre de 1.988. Pág.13.

VELANDIA Roberto. La Villa de San Bartolomé de Honda. Tomo I. Editorial Nelly. Bogotá. 1989. Págs. 195,197, 204.

VERNAZA J. Eduardo. El Hospital de San Juan de Dios. Revista Cultural y Comercial de Honda. Talleres H. Parra C. Editor R. Rojas Reyes. Honda. 1936.
ESTA INVESTIGACIÓN PUEDE SER REPRODUCIDA, ALMACENADA O TRASMITIDA POR CUALQUIER MEDIO, YA SEA ELECTRÓNICO, MECÁNICO, ÓPTICO DE GRABACIÓN, RESPETANDOSE LOS CREDITOS DEL AUTOR. @tiberiomurciagodoy2010

domingo, 7 de noviembre de 2010

Creciente del río Guali, arraso una parte de el Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas, antigua iglesia del Sagrado Corazón de Jesús

En este video se podra observar como quedo el Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas (Antigua Iglesia Sagrado Corazón de Jesus, fabrica de aguardiente, hospital y en la actaulidad funcionaba allí la biblioteca y archivo municipal) Video Tiberio Murcia Godoy, sábado 6 de noviembre de 2010, 11 y 50 de la mañana)

martes, 12 de octubre de 2010

domingo, 19 de septiembre de 2010

Tomas Gómez un hondano que participo en la noche septembrina y el paso de Florentino González otro conjurado por Honda

Dibujo extractado del libro "Causas y Memorias de los conjurados del 25 de septiembre de 1828".

En el listado de los "Principales participantes en la conspiración del 25 de septiembre de 1828 y condenas a las que fueron sometidas". En el numeral XIV, reza;
GOMEZ TOMAS. Capitán natural de Honda, con 23 años, destinado a servir en Maturín.
Bogotá, noviembre 14 de 1828. Señor general Mariano Montilla
"Digale a Lima que como usted le ha de imponer de esta carta no le escribo; que si se ofrece escriba algo sobre mi conducta y la del consejo, y que no olvide que el capitán Góméz y Arrubla fueron absueltos por mi por falta de pruebas, pero que los indicios eran exactamente iguales, acaso más débiles por parte de Gómez , y sin embargo, a este lo declararon sospechosos y a Arrubla no, y que no le obste la causa". Rafael Urdaneta. (Pág 76).
Florentino González uno de los conspiradores contra el General Simón Bolívar, narra su paso por Honda, cuando era conducido hacia Cartagena.
"A nuestra llegada a Honda, fuimos entregados a una compañia de fuerza veterana, que nos condujo a Cartagena bajo el mando de lso mismos oficiales". (Pág 106)
Bibliografia.
Causas y Memorias de los Conjurados del 25 de septiemre de 1828. Tomo II. Biblioteca de la Presidencia de la República. Administración Virgilio Vargas. Bogotá. 1990. Págs. 76 y 106.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Artículo publicado en la Revista Facetas de El Periódico EL NUEVO DÍA sobre los 390 años de la erección en Parroquia

Dar click sobre la imagen para ampliar. Dar clik sobre la imagen para ampliar.
Dar clik sobre el documento para ampliar y leer mejor .
Tomado de: FACETAS Cultura al día. Ibagúe septiembre 5 de 2010. Periodico El Nuevo Día. No 6336.

jueves, 2 de septiembre de 2010

domingo, 15 de agosto de 2010

Conventos e Iglesias al conmemorarse los 390 años de Erección en Parroquia por parte de la Compañia de Jesús

Solo hasta el siglo XXI se pudo dar con certeza el lugar donde había sido construida la Parroquia de Blancos de San Bartolomé, la cual fue erigida el 24 de agosto de 1.620. Y esto se logro gracias al trabajo de la investigadora Ángela Inés Guzmán, “La ciudad del río Honda”, publicado en el 2.002, y que en honor a la verdad muy pocos hondanos habrán leído, y Rufino Gutiérrez en “Monografías” 1.920. Aunque Roberto Velandia Rodríguez en su libro “La Villa de San Bartolomé de Honda” editado en 1.989, y Armando Moreno S., en “Honda, una historia urbana singular”, nos habían dado puntadas muy interesantes no nos indicaron el lugar, y que decir de Padre. Pedro de Mercado S,J. en su libro “Historia de la Provincia del Nuevo Reino y Quito de la Compañía de Jesús”, quien además fue rector del colegio en 1.678, no nos acerco siquiera, o Juan Manuel Pacheco, S.J, con su libro “Los Jesuitas en Colombia”. Tomo I (1567-1654) quien hace un estudio minucioso de la Compañía.
Pues bien amigo lector con estos verdaderos pesos pesados de la historiografía colombiana, corremos el velo de la Parroquia de Blancos de San Bartolomé y mostramos el sector donde estuvo ubicada la primera Parroquia de la Villa de San Bartolomé, erigida un 24 de agosto de 1620, hace 390 años
Dibujo elaborado por el autor del articulo, señalando los sitios donde quedaba; (1) La Parroquia. (Actual Estación del Ferrocarril). (2) El Colegio (Actual entrada de las bodegas de la antigua fabrica cervecera Bavaria) y (3) El Hospital San Cosme y San Damian (Actual sede de Juan Manuel Rudas, antigua Escuela de Niñas de El Carmen), territorio que ocupa hoy el Barrio Alto de San Juan de Dios. (Elaboro Tiberio Murcia Godoy 2010)
Plano de acceso a la Villa. (Arch. Nal. Map. 4 No 201A). La Villa de San Bartolomé de Honda. Tomo I Roberto Velandia. Editorial Kelly. Bogotá. 1989. Pág. 356 . Se observa en la parte inferior el Convento de San Francisco (Hoy Plaza de Mercado) y en la parte superior La Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús. (Hoy Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas, oficina de Cultura y Turismo).
Fotografía del lugar donde funciono la Primera parroquia en la hoy ciudad de Honda. Bodegas de cemento en la Estación del Ferrocarril. (Foto Tiberio Murcia Godoy .2010)
Parroquia de la Compañia de Jesús
En la época colonial se clasificaban las poblaciones de acuerdo a la importancia, y recibía el titulo que le correspondía, así; Ciudad, la que había sido fundada; Villa, mediante solicitud interpuesta por notables sufragando dinero a la Corona; Parroquia de Blancos. Parroquia de Negros, cuando tenia cura párroco, (para Españoles o Negros), y un poco mas abajo Encomienda, a cargo de una persona muy cercana al conquistador de las nuevas tierras fundadas. Por lo que observamos que Honda antes de ser Villa, fue clasificando de acuerdo a su progreso, de ahí que nos adentraremos a la Parroquia que se nos fue concedida hace 390 años. Esta génesis nos la describen los padres Mercado y Pacheco “De paso para Antioquia dieron en este puerto, en 1.620, una fructuosa misión los PP. José Alitran y Vicente Imperial. Había muerto en aquellos días el párroco del lugar, Gonzalo Vera, y los vecinos se empeñaron en que los Jesuitas rigieran los destinos espirituales de la población. Tanto insistieron que obligaron al P. Imperial a regresar a Santafe con cartas apremiantes del capitán Martín de Ocampo, corregidor de Mariquita, del capitán Ruiz Díaz de Aguilar, de juez de canoas, y de otros vecinos importantes.
Encontrase en Guaduas el P. Imperial con el presidente don Juan de Borja, quien gustoso concedió de su parte la autorización necesaria para que la Compañía se encargara del curato. De visita en Tunja se hallaba el arzobispo don Hernando Arias de Ugarte, y hasta allá llego el P. Imperial. Al exponerle el jesuita su misión respondió el prelado “No solo esa doctrina sino todas las del arzobispado entregaría con gusto a la Compañía”, fue así como. “En agosto de 1.620 eran nombrados párrocos de Honda los PP. Pedro de Ossad y José Alitran”, “y empezó en un muy señalado día que fue víspera de San Bartolomé”.
Primeros curas párrocos.
El Padre Mercado nos recuerda que “Por primicias cogieron el padre Pedro de Ossat y su compañero el padre Josef de Alitran las incomodidades del templo”, “el padre Pedro de Ossad, aragonés, fue el primer cura religioso de este pueblo y también su vicario”, “No todos los vecinos de Honda se mostraban contentos con la venida de los jesuitas. La oposición pronto comenzó. Pero no por esto juzgaba la congregación provincial de 1.621 que se debía dejar la parroquia. En uno de los postulados pide que se conserve. Es, añadía la congregación, un lugar muy a propósito para nuestros ministerios, pues es un puerto muy activo. En un año han sido bautizados 300 negros”.
Los Primeros Ornamentos
Iglesia que se respete debe estar muy bien equipada y de ahí depende la gestión de los padres que se encuentren al frente de la misma.“Estos dos primeros padres pusieron su primer cuidado para que la iglesia tuviese lo necesario con curiosidad y aliño para el culto divino y especialmente para celebrar el santo sacrificio de la misa. Su devoción eligió por titular de la iglesia a la Virgen Santísima en el glorioso día de su Asunción a los cielos, y para este efecto hicieron traer desde Santafe a Honda un muy grande y muy bello lienzo deste misterio glorioso y con gran aliño de carteles dorados lo colocaron en el altar mayor, pero después de muchos años el templo caliente de Honda que no sufre la conservación de las cosas lo consumió y acabo del todo”.

Sitio donde funciono la Primera Parroquia en la hoy ciudad de Honda. Estación del Ferrocarril (Foto Tiberio Murcia Godoy 2010)

Por eso en Honda durante muchos años tal vez por desinterés, apatía o desidia no daban información sobre el sitio o lugar preciso donde funciono la primera Parroquia en la Villa de San Bartolomé de Honda, aunque Rufino Gutiérrez en su libro “Monografías” publicado en 1.920 en la Biblioteca de Historia Nacional, dio unas puntadas al escribir, con base a una visita que hizo a Honda el 14 de marzo de 1.917 lo siguiente; “Donde esta hoy la estación del ferrocarril parece que empezaban a construir los jesuitas un edificio para colegio cuando vino la expulsión”. Bueno algo es algo, al observar don Rufino las ruinas creyó que eran las que habían quedado al empezar la construcción, cuando en realidad eran las ruinas dejadas de las edificaciones de los Jesuitas.

Pero fue la investigadora, Arquitecta Ángela Inés Guzmán quien en su obra “La ciudad del río. Honda”, publicado por la Universidad Nacional en el 2.002 quien dios las puntadas con mas aciertos incluyendo el mapa que elaboro donde ubica con certeza el sitio donde estuvo ubicado esta importante Parroquia en el Siglo XVII, y lo observamos claramente en la pagina 50, del libro citado. Ella además escribe,” El edificio del antiguo convento de la Compañía de Jesús estaba localizado a una cuadra del casco urbano, en el arrabal de la Villa”.
Templo de Nuestra Señora de El Carmen
Templo de Nuestra Señora del Carmen, fotografía extractada del libro Impresiones y Recuerdos. Tomas Sebastina Restrepo,1922. Pág 420
El Templo del Carmen data del Siglo XVII, se cree qué allí existio la primera capilla que los Francicanos tuvieron en este territorio, y seria el lugar donde se dio la primera misa oficial como Parroquia el 24 de agosto de 1620.
La primera construcción fue destruida por el terremoto de 1805, siendo restaurada de nuevo en 1846, dejandose como se aprecia en la fotografía de arriba. En la decada del cuarenta del siglo XX fue destruida para construir la actual edificación de estilo semi-gótico. De la anterior solo queda su camarin. La antigua tenía fachada hacia el oriente, la actual posee la fachada hacia el norte. Su radio de acción son los Barrios; Alto de San Juan de Dios, El Carmen, La Magdalena, Avenida de los Estudiantes, La Sonrisa, Santa Lucia, Panchigua, Irbanización Trinidad. Su fiesta patronal se conmemora el 16 de julio.
Actual fachada del Templo de Nuestra Señora de El Carmen (Foto Archivo Particular)
Convento de San Bartolomé de la Villa de Honda de la Compañia de San Francisco
Convento de San Francisco, fotografía extractada del libro Impresiones y Recuerdos. Tomas Sebastián Restrepo, Ediciones Paulinas. 1922. Pág. 135

El terreno donde se construyo el Convento de San Bartolomé de la Compañia de San Francisco, fue donado el 13 de mayo de 1641 por don Antonio de Molina y Toledo, fabricandose allí hospicio, vivienda e iglesia. Fue erigida luego como Convento el 7 de mayo de 1675. El Convento fue destruido por el terremoto de 1805.
Entre 1917 a 1935, se construyo la plaza de mercado en el lugar donde funciono durante muchos años, el Convento de San Bartolomé de la Compañia de San Francisco (Foto Carlos Bocanegra)

Iglesia de Nuestra Señora del RosarioTemplo de Nuestra Señora del Rosario, fotografía extractada del libro Impresiones y Recuerdos. Tomas Sebastián Restrepo, Ediciones Paulinas. 1922. Pág. 122

Este hermoso templo data del siglo XVII, ya que se "inicio su construcción en 1652, obra financiada con los peajes sobre el río Magdalena y los aportes de los vecinos", "El maestro de albañileria y cantería fue Blas de Salas, la obra constaba de tres naves de 106 pies de largo y su costo era de 3.500 psos". "En 1731 se recogieron 3.500 patacone, se nombró como directores de la obra al padre Baltasar de Caicedo, de la Compañia de Jesús y a los señores Francisco de Tordecillas y Francisco Javier de Andrada".

Se observa claramente gracias la acuarela elaborada por Juan Nepomuceno Restrepo en el año de 1887, cuya torre era a la izquierda, años mas tarde la torre fue construida en el centro de la fachada del Templo, hasta el año de 1961 se le denomino Parroquia de San Bartolomé. En 1989 su templo se consagro Catedral de la Diocesis Libano-Honda. Su radio de acción son los siguientes Barrios; Bogotá, Restrepo, 12 de octubre, Las Delicias, Alto del Rosario, Centro, Bodega Sur, El Retiro, Pueblo Nuevo, Francico Nuñez Pedrozo, Arrancaplumas y la vereda Bremen-Santa Helena .

Templo de Nuestra Señora del Rosario (Foto Venus) Fachada en a actualidad (Foto Carlos Bocanegra)


Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de la Compañia de Jesús
Ruinas de la Antigua Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de la Compañia de Jesús, fotografía extractada del libro Impresiones y Recuerdos. Tomas Sebastián Restrepo, Ediciones Paulinas. 1922. Pág. 143

Los integrantes de la Compañia de Jesús, vendieron las propiedades qué tenían en la la parte alta, iglesia, colegio y hospital, y se trasladaron a un nuevo lugar, el terreno y costos de construcción corrieron por cuenta de Don Francisco Cicero y sus hermanos, desde el ao de 1746 ya buscaban sitio para realizar la obra.
Aunque los de la Compañia de San Francisco se opusieron en 1764 por quedar cerca a la de ellos (solo dividido por el río Guali), el 28 de enero de 1765 se les nego la apelación "ya que la hacian cuando la obra se hallaba casi terminada" , solo dos años la disfrutaron los Jesuitas, ya que fueron expulsados el 2 de agosto de 1767.
Actual edificación donde funciono la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de la Compañia de Jesús, hoy Centro Cultural Alfonso Palacio Rudas (foto Carlos Bocanegra
Convento de la Popa

Convento de la Popa, en la actualidad funciona allí la Capilla de Santa Lucia (Foto Carlos Bocanegra)
Esta construcción se empezo a planear a partir del año de 1652, cuando el Alcalde don Antonio de Osorio se entrevisto con Fray Juan Lozada el 3 de junio. Pero fue en el año de 1667 "vino a Honda el Provincial Fray José de la Ascensión Mejia, quien recibió valiosa donación de los esposos Sargento Mayor don Gabriel de la Peña y doña Clara Patiño de Varga, viuda del celebre don Bernardo Pretel, consistente en unas casas para vivienda de los frailes y solar suficiente para construir una iglesia".
Aquí se construyo Convento e Iglesia de los Agustinos Recoletos de la Candelaria, y se le llamo Convento de la Popa u Hospicio de Nuestra Señora de la Popa. Fue destruido por el terremoto de 1805, falleciendo allí un frayle. En el año de 1808, se pensaba reedificar el convento-hospicio. Hoy funciona la Capilla de Santa Lucia, y el terreno es propiedad de las Fuerzas Militares.
Los Dominicos
Se tiene noticia que la comunidad de los Dominicos, tuvieron en Honda una residencia de paso, en donde descansaban para continuar sus largos trajines en la Nueva Granada. Los Dominicos habitaron esta casa habitación, hoy propiedad de la familia Castro Parra en el sector de El Carmen, calle de El Remolino. (Foto Carlos Bocanegra)
Parroquia del Divino Niño
Parroquia del Divino Niño (Foto Tiberio Murcia Godoy 2010)
Erigida mediante Decreto 003 del 1 de diciembre de 1989 por Monseñor José Luis Serna Alzate Obispo de la Diocesis Libano-Honda, su padre fundador Luis Eduardo Nieto Lucena, su radio de acción son los Barros; Lleras, Nuevo Versalles, Chico, El Triunfo, Carrasquilla, La Aurora, Martin Lutero, El Reposo, La Esperanza, La Pedregoza, La Habana, La Campiña, San Bartolomé, Santa Elena, Ciudadela Rotaria Hernando Villamizar Bautista, Brisas del Guali, Galán, Municipal, Calunga, âlma del Río, Km 42, Peaje, su fiesta patronal se conmemora el 24 de noviembre.

Parroquia de Jesús de Nazareth
Templo Jesus de Nazareth (Foto Tiberio Murcia Godoy 2010)
Erigida el 6 de junio de 1992 por Monseñor José Luis Serna Alzate Obispo de la Diocesis Lobano-Honda, su padre fundador Jaime Hernando Galindo Vargas, su radio de acción son los Barrios; Santa Barbara, La Arener, San Pablo, Virgilio Barco, Santofimio, El Refugio, El Obrero, la Bujona, Libertador, El Jardin, La Polonia, La Concordia, Planadas, Caracolí. Veredas; Mesuno, Perico, Llano de Villegas y toda la Mesa de los Palacios. Su fiesta patronal se conmemora el 15 de septiembre, día del Señor de los Milagros.

Bibliografía
GILIJ Salvador Felipe. Ensayo de Historia Americana. Editorial Sucre. 1.955. Bogota. Pág. 359.
GUTIERREZ Rufino. Monografías. Tomo I. Biblioteca de Historia Nacional. Volumen XXVIII. Imprenta Nacional. Bogota. 1.920. Pág. 256.
GUZMAN Ángela Inés. La ciudad del río. Honda. Unibiblos, Universidad Nacional de Colombia. Bogota. 2.002. Págs. 39,51.
LOPEZ Eduardo. Temas Nacionales.. Tomo III. 1932, Págs. 6 y 7. Citado por VELANDIA R. Roberto. La Villa de San Bartolomé de Honda. Editorial Nelly. Bogota. 1.989. Pág. 246.
MERCADO De Pedro. Padre s.j. Historia de la Provincia del Nuevo Reino y Quito de la Compañía de Jesús. Tomo II.. Biblioteca de la Presidencia de la Republica. Bogota. 1.952. Págs.179 a 208.
MORENO S. Armando. Honda una historia urbana singular. Imágenes Bolívar. Ibagué. 1.996. Págs. 46,47,49.
MURCIA Godoy Tiberio. 24 de agosto, erección en Parroquia de San Bartolomé de Honda. Descubriendo la Villa de San Bartolomé de Honda. Año I. No 005. Cátera Local. 2002.
PACHECO Juan Manuel. Los Jesuitas en Colombia. (1567-1654). Tomo I. Editorial San Juan Eudes. Bogota. 1.959. Págs. 180 a 187.
PARIAS Burgos Ramiro. Buzón. Pro-Honda. Año XIX. No 242. Septiembre de 1.988. Pág.13.
VELANDIA R. Roberto. La Villa de San Bartolomé de Honda. Editorial Nelly. Bogota. 1.989. Págs. 143,154,192
Correspondencia recibida por email:
Hernan clavijo ocampo <hernan.colon@gmail.com>
Tiberio;
Buenos dias. Muchas gracias por tu correo y por el trabajo que haces, ciertamente muy esmerado y riguroso. Felicitaciones.
Hasta pronto,

Hernan Clavijo Ocampo
==================================
Carlos Romero S.J. <socio@jesuitas.org.co
Estimado Tiberio: mil gracias por el link que nos mandas sobre los 390 años de la erección de la Parroquia de San Bartolomé en Honda por parte de la Compañía de Jesús. Está muy bueno y en nombre del Superior Provincial y de los demás jesuitas de Colombia lo felicitamos por el artículo y las fotos. Lo publicaremos en nuestro boletín diario, con la referencia y los créditos tuyos. Espero que la celebración en el día de hoy sea un éxito.
Cordialmente,
Carlos Alberto Romero, S.J.
Socio (secretario provincial)

jueves, 15 de julio de 2010

Gestores y precursores de la Independencia que pasaron y vivieron en la Villa de San Bartolomé de Honda Por Tiberio Murcia Godoy*

Al conmemorarse el bicentenario de las independencias, traemos a colación y a la vez evocación del trasegar de los diferentes protagonistas que ofrendaron su vida en nombre de la libertad. Hombres y mujeres que en su recorrido atravesaron, pernoctaron o vivieron un tiempo en la Villa de San Bartolomé de Honda.
Rindamos un homenaje a estos patriotas evocando sus nombres, los cuales han perdurado en la eternidad, y a la vez resaltando su paso por esta noble, bella y pujante ciudad de Honda, llena de encantos, leyendas y recuerdos, heredados a través de la historia.
José Celestino Mutis, los investigadores reconocen en la figura de este sabio español, grandes cambios en la mentalidad de los criollos, para con sus hermanos los chapetones. Por la Villa de Honda cruzo, innumerables veces, por estar cerca su laboratorio de la expedición botánica y además en Honda estaba la caja real donde cobraba para sufragar los costos de la misma.
Piso tierra hondana, “El 28 de enero de 1761, venía en calidad de medico del virrey (Pedro Messia de la Cerda) salimos de la boca de Purnio con el fin de entrar en Honda aquel mismo día. A este fin salimos bien de mañana, y fuimos detenidos al tiempo de salir por la diputación de Honda, que vino a cumplimentar a S.E.” y continuo su viaje hacia Santafé, “El día 17 de febrero de 1761(martes) dimos principio al último resto de nuestro viaje saliendo de Honda en el mismo día, en el cual comenzamos a experimentar los riesgos y quebrantos no bien ponderados del camino que llaman el monte” (1).

Alejo Sabaraín Vizcaíno. “Nació en Honda en el año de 1795, su padre Francisco Javier Sabaraín, había trabajado con el sabio José Celestino Mutis. Pero su nombre toma relevancia màs por la cercanía con la heroína Policarpa Salavarrieta”.
Pero no es así Sabaraín “se incorporo al Ejército de Cundinamarca que el presidente Nariño organizó. Combatió en la campaña del sur, en la del “Gallinazo” 1812, estuvo detenido junto con José Hilario López y Rafael Cuervo”, y murió joven a los 22 años de edad”.
“Atacó a las tropas del Rey en la Cuchilla del Tambo, con cuyo motivo se le quintò, y estando destinado para el suplicio quedó comprendido en el indulto concedido por el Excelentísimo Señor Presidente de Quito, don Toribio Montes”.
“Fue ejecutado el 14 de noviembre de 1817 a las 12 del día, en la plaza mayor de Santafé, ante las tropas realistas allí destacadas, subió al patíbulo junto con Policarpa Salavarrieta”.(2)

Policarpa Salavarrieta. Una de las heroínas más reconocidas en la historia no solo en nuestro país, sino en el extranjero y quien llamo la atención de los presente el día que era fusilada en la plaza mayor en Santafé de Bogotá, junto con su prometido Alejo Sabaraín.Traemos a colación un apunte interesante sobre Policarpa Salavarrieta escrito por Enriqueta de Umaña en su libro “La Criolla”.
“El río Guali, de aguas purísimas y muy frías procedentes de la cordillera, corta la población en dos y mas abajo se mezcla con el río grande, perdiéndose en el”
“Polonia estaba acongojada. La ciudad parecía un hacinamiento de ruinas y Alejo se dio cuenta de su pena.-No te afanes Polita, esta esa la parte antigua de la ciudad, que hace tres años por el terremoto quedo casi destruida, pero ya vamos llegando al puente y a la calle nueva y veras que bonitas son.“Las calles empedradas hacían resonar alegremente los herrajes de los caballos y la gente se detenía a mirar a las jóvenes que subían por una calzada empinadísima, hacia la parte de la ciudad donde vivían los padres de Alejo”.
“Este barrio, llamado del Rosario, era el remate de una planicie que a cien pies dominaba el nivel profundo de los ríos. Casi todas las casas eran de techo pajizo pero rodeadas de árboles frondosos y jardines llenos de flores de colores vivísimos que desbordaban sobre las cercados de bahareques”.(3)Muy niña Policarpa debió haber recorrido la Villa de San Bartolomé de Honda, y más cuando tenía doble compromiso, su corazón y su patria.

Antonio Amador José Nariño Álvarez, conocido en el ambiente histórico “Como el traductor de los derechos del hombre y del ciudadano” y un aguerrido por la independencia cruzo por esta villa en diversas oportunidades, en una de ellas y como lo dejo testimonialmente en su información matrimonial brindada el 15 de marzo de 1785 ante el notario Marcelino Egea, afirma, “que de esta ciudad (Santafé de Bogotá) se ha ausentado dos ocasiones; la una estuvo en la villa de Honda cuatro meses de convalecencia, y en la ciudad de Cartagena residió por causa de comercio como siete meses, poco más o menos”, (4), lo que indica claramente que Antonio Nariño estuvo por estos lares antes de cumplir 20 años de vida en el siglo XVIII. (Antonio Nariño, dibujo de José María Espinosa. 68X47 Casa Museo 20 de julio, Bogotá)
Su vinculación con Honda también lo fue comercial, tal como lo escribe Jorge Tomas Uribe Ángel en su libro “Antonio Nariño, precursor de la modernidad: “Posteriormente cuando fue aprehendido en 1794 a raíz de la publicación de los Derechos del hombre, los bienes de Nariño fueron incautados. El Precursor, con el objeto de cancelar las deudas que debía por concepto de diezmos, solicitó que se le permitiera cobrar a sus acreedores las sumas que le debían y vender las mercancías que tenía en bodegas no solamente en Honda y en Cartagena, sino en otras puertos americanos”. (5)
Y uno de los pasos mas tormentosos fue el del año de 1809, a raíz de un supuesta conspiración en la cual estuvo implicado el precursor “fue detenido y conducido sin formula de juicio a un cuartel”, “Desde allí marchó a Honda, con destino a Cartagena” . (6).

Manuel Atanasio Girardot Díaz. El héroe de Bárbula, quien combatió en la actual Colombia y Venezuela en la guerra de la Independencia, nació el 9 de mayo de 1791. A la edad de los seis años vivió en la villa de Honda, pues sus padres habitaban y poseían establecimiento comercial aquí en el año de 1797, según testimonio de don Luis Girardot al solicitar su carta de naturalización en el Nuevo Reino de Granada. “1.-) Primeramente si es cierto que he tenido y tengo mi casa de comercio en esta villa, con bastante crédito, manejándome con honradez, sosteniendo a mi familia con honor y sin haber dado motivo para que se incomoden los juzgados, ni por quejas ni por litigios. 2.-) si he obtenido en esta villa el empleo de Alcalde de la Santa Hermandad, manejándome en dicho ministerio con toda prudencia, desinterés, amor, celo y sujetándome a las ordenes del ilustrísimo Cabildo, obedeciendo a los señores jueces y ordenes superiores como buen vasallo. 3.-) Si soy casado in facie Ecclesias con doña Josefa Díaz de Hoyos, natural de Antioquia, en este Reino, de cuyo matrimonio tengo hijos, viviendo con toda la familia en esta villa”. (7).
Esta tierra hondana vio pasar y pasear por sus calles y callejones al que muchos años después se convirtiera en el “Héroe de Bárbula”, ya que después partiría rumbo a Santafé de Bogotá para ingresar al colegio del Rosario.

Francisco de Paula Santander. El hombre de las leyes, según Pilar Moreno de Ángel estuvo en la villa de Honda en el año de 1811, pues había sido nombrado “Secretario de la comandancia de Armas de la provincia de Mariquita el 29 de marzo de 1811, y permaneció en Honda hasta mediados de junio, cuando regreso a Santafé”. (8)(Francisco de Paula Santander. Oleo de Oscar Rodríguez Naranjo. Academia Colombiana de Historia. Bogotá)“
La población de Ambalema no quería depender de Honda donde residía la Junta de la provincia de Mariquita. Algunos vecinos de aquella illa habían sido desterrados y aprovecharon esta circunstancia para pedir ayuda al gobierno de Cundinamarca, el cual sin tardanza despachó al capitán cartagenero Manuel del Castillo y Rada, al mando de una expedición militar. El día 21 de marzo de 1811 se fue una partida de tropa para Mariquita; fueron del auxiliar 60 y de nacionales 20; llevaron todos los pertrechos de guerra”.
“La columna estaba integrada por trescientos hombres. El subteniente Francisco de Paula Santander formaba parte de este cuerpo expedicionario en su calidad de secretario de la comandancia militar que se dirigía a Mariquita.”
“La expedición de la provincia de Mariquita se cumplió sin disparar un tiro, ya que Honda fue tomada incruentamente, como que allí no había tropas regulares y la población pudo ser ocupada en forma por demás pacifica”.
Más adelante Pilar Moreno de Ángel escribe, “El clima de Honda, extremadamente cálido, impresiono al joven Santander, quien escribió posteriormente al ciudadano Manuel del castillo y Rada.”No le tema usted a Tunja, que aunque hace un frio bastante bárbaro, es tolerable en comparación de Honda, y quien tiene la paciencia de sufrir 7 meses de calor y amarillez, puede sufrir 14 de mayor frio que en el Aserradero. Algo chupamos en este páramos” (9)

Simón Bolívar. El Libertador estuvo en dos ocasiones en Honda, la primera en el año de 1815, a raíz del triunfo sobre los centralistas de Cundinamarca, y la vez reclutando patriotas para su campaña libertadora. En las Memorias de O´Leary esta publicada una carta que fecho Bolívar el 27 de mayo de 1815, “Mañana por la mañana marcho yo con algunos Dragones, y luego lo hará el Mayor General Coronel Carabaño, aunque sea con 300 hombres más, si hubiese balzas o algunas barquetas para conducirlos. Dios guarde a US, muchos años. Cuartel General. Libertador en Honda”. (10)
El General Simón Bolívar, luego de reclutar hombres de la Provincia de Mariquita, partió río abajo hacia Mompox en un champan el 30 de enero, su estadía en Honda, en su primer arribo fue de tres días aproximadamente.
El segundo arribo a Honda por parte del General Simón Bolívar, y ya en su agonía fue en el año de 1830, quince años después de su primer arribo. Esta visita la documentó su anfitrión el Coronel Joaquín Posada Gutiérrez, quien lo hospedo en su residencia de Honda, aproximadamente diez días. El Coronel en sus Memorias relata, “Al llegar el Libertador a Honda fui a recibirlo al puerto con el concejo municipal, los empleados públicos y los principales ciudadanos. De los pueblos inmediatos habían ido a la ciudad cuantas personas pudieron, algunas con sus familias”
“Todavía descanso Bolívar un día en Honda, mientras se concluían los preparativos para su viaje, y al siguiente a las siete de la mañana se embarco. La concurrencia al puerto fue numerosa; a caballo, a pie, todo el que pudo ir lo hizo.. Al tiempo de embarcarse, abrazándome, me dio las gracias por las atenciones que había tenido con él, y poniéndome en la mano la medalla de oro de su busto, me dijo “Use usted este recuerdo mío, en mi nombre”. Todos querían abrazarle, y a todos manifestaba su agradecimiento, visible ente enternecido. Al arrancar los champanes de la playa, paso a la popa y nos dio el último adiós, con el sombrero en la mano. Los que apiñados a la orilla del agua, seguíamos con la vista el rápido descenso de los buques, le contestamos del mismo modo, y Bolívar oyó por última ve nuestro voto de ¡viva el Libertador!. (11)

José León Armero. Natural de la ciudad de San Sebastián de Mariquita, ocupo la presidencia de la República Independiente de Mariquita entre 1814 y 1816, jugo un papel relevante, como lo relaciona, José Monsalve; “José León Armero. Gobernador y Capitán General de la Provincia de Mariquita, uno de los mayores enemigos del Rey, y quien contribuyo al asesinato de los españoles en Honda. Fue pasado por las armas por la espalda y confiscados sus bienes” (12).
Más adelante Velandia, trae a colación un informe del testigo Pablo Crespo, quien afirma en su declaración que su cabeza “se colgó en una jaula de hierro en la mitad de la Plaza del Rosario, en donde permaneció hasta el momento de la entrada del héroe Libertador Simón Bolívar en Santafe”.(13)



Antonio Villavicencio Verástegui. Este personaje jugo un papel relevante en los hechos del 20 de julio, ya que como afirma José Acevedo y Gómez “Ayer 20 fueron a prestar un ramillete a don Josè González Llorente para el refresco de Villavicencio”.(14).
Mas cuando Antonio Villavicencio, había llegado a “Honda el 26 de Julio de 1810, y se hospedo en la casa de don Josef Diago”.(15). “El día anterior esta Villa había hecho su pronunciamiento emancipador en respaldo de la junta suprema de Santafé`”. Lo que indica claramente uno de los pretextos para la trifulca acontecida en la capital del Nuevo Reino de Granada.
Narran que a raíz de la reconquista de este territorio por el mal llamado pacificador Morillo, envían a la capital de la provincia de Mariquita, Honda a Antonio Villavicencio para replegar el ataque, ya que quien estaba al frente era el eminente abogado José León Armero Cualla citado por el Boletín de Historia y Antigüedades de la Academia escribe; “Villavicencio se hallaba en Honda cuando vino la reconquista en 1816. Por el Magdalena subió Santacruz enviado por Morillo para dominar el rio y ocupar aquella ciudad. Pero unos realistas que ahí moraban se le anticiparon, y con un rápido golpe aprisionaron a los jefes republicanos y se adueñaron de la población”.
“El señor Villavicencio fue preso por los españoles Pua y Lersundy”, “Fue trasladado a la casa de la señora Micaela Borrell”, tenía “la franquicia de pasear libremente por las calles hasta por los arrabales de la ciudad”.
Antonio Villavicencio “No quiso fugarse” porque decía “que solo lo podía juzgarlo el rey y no Morillo”. (16)“
En 1815 fue gobernador de la provincia de Tunja. Cuando el Gral. Custodio García Rovira renuncio a su cargo en el triunvirato, Villavicencio fue designado en su lugar y se integro al cuerpo colegiado de gobierno el 31 de julio, asumiendo la presidencia del mismo el 17 de agosto al 15 de noviembre de 1815, como Presidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada”.
“Salió para Honda con nombramiento de gobernador, ciudad en la que fue capturado por tropas realistas y conducido a Santafé, a donde llegó el 29 de mayo y juzgado por el Consejo de Guerra tres días después, condenándosele a la muerte. El 6 de junio fue sacado de la cárcel, de donde salió uniformado y al llegar al camino de San Victorino, lo degradaron y lo sentaron en un banquillo en el que fue fusilado por la espalda”. (17)

José María Córdoba Muñoz. “El Héroe de Ayacucho” nació en Concepción el 13 de de septiembre de 1799. “El Sabio Caldas, el que le infundio en el alma y en el espíritu, el amor a la patria, las virtudes del valor y el sacrificio y anhelo de la libertad”. (18).
Tenía 20 años cuando el “Héroe de Ayacucho” paso por estas tierras según afirma Humberto Barrera Orrego, “El 13 de agosto de 1819 a punto de cumplir 20 años el teniente coronel José María Córdoba fue nombrado gobernador de Antioquia por el libertador Simón Bolívar, con el encargo de libertar su provincia natal. El 2 del ismo se me embarco en Honda en dos balsas y tres barquetas con destino a Nare, puerto sobre el Magdalena” (19)Fotografía por Gonzalo Gaviria (Medellín) del grabado de Lemercier basado en el dibujo de José María Espinosa
Humberto Bronx, afirma que salió de Honda pero por el camino a Sonsón ya “Qué el Dr. Joaquín Emilio Gómez quien en 1819 tenía doce años, Córdoba vino a Antioquia a la cabeza de sus hombres atravesando la montaña de Honda a Sonsón”. ¿Y por que no entro por el camino de Nare? En nuestro concepto porque estando el Honda debió saber que el Virrey y todos los demás emigrados atraparon todos o casi todos los bongos y champanes disponibles, para su pronta traslación a la Costa. Y Córdoba no sabía si había o no seguridad en ese camino” (20)
“Su momento cumbre fue en la célebre Batalla de Ayacucho, cuando derrotó al virrey José de la Serna, quien comandaba el ejército realista. Este hecho permitió la independencia del Perú, la creación de Bolivia y la consolidación de la independencia de América del Sur. Por ello, ha pasado a la historia como el “Héroe de Ayacucho”.
En esta batalla lanzó su inmortal arenga: “¡División: de frente! ¡Armas a discreción! ¡Paso de vencedores!”. (21)

José Hilario López . Nació el 18 de febrero en Popayán. “Ingreso en el ejercito a los 14 años como cadete. Combatió en las batallas de Alto Palace (1813), Calibio (1814), Tacines (1814), Pasto (1814), En la batalla de la cuchilla del Tambo (1816), cayó prisionero del ejército español. Fue condenado primero a prisión, y después a servir como soldado en las filas españolas, y remitido a Bogotá donde se vinculo a círculos clandestino”, “El 28 de junio de 1819 López consiguió la libertad. Algunos jefes patriotas lo presentaron a ante Simón Bolívar, quien lo nombro ayudante mayor del recién creado batallón Boyacá, y lo ascendió a teniente efectivo, con grado de capitán”(22)
Paso por Honda en el año de 1829, cuando venía de la Convención de Ocaña, rumbo para Popayán, él mismo José Hilario López narra en sus “Memorias” sus peripecias en su largo viaje de regreso de Ocaña a Popayán, él afirma, “Sin dinero para los costos de mi viaje, porque no se me dio en Popayán sino una parte del viatico y de las dietas”.
“A mediados de junio partí del puerto de Ocaña en un pésimo bongo, y después de mil penas, disgustos y peligros, pues el río estaba sumamente crecido, llegue a Honda en los primeros días de julio, habiendo hecho el viaje en dieciocho días, gracias a mis constantes esfuerzos por rendirlos antes que tuviese tiempo de dar ordenes sobre mi persona. En ese lugar tuve que vender parte de mi ropa, y hasta el freno y otros efectos que había considerado necesarios; con su producto cubrí el flete de las caballerías que debían conducirme, y no me sobraron sino tres reales para sostenerme con dos criados por cinco o seis días de marcha. A estos advertí de mi penuria y ordené que no debíamos comer sino plátanos, y muy poca carne y en efecto, con sólo esto nos alimentamos durante cinco días y medio”. (23)
Fue presidente durante los años de 1 de abril de 1849 al 1 de abril de 1853.

(1) Diario de observaciones de José Celestino Mutis 1760 – 1790. Tomo I Transcripción Guillermo Hernández de Alba. Ministerio de Educación. Editorial Minerva Ltda. Bogotá. 1957. pág. 82,83.
(2) La Villa de San Bartolomé de Honda. T II. Roberto Velandia Rodríguez. Editorial Kelly. Bogotá. 1991. Págs. 179, 183,189
(3). La Criolla, vida de Policarpa Salavarrieta. Enriqueta de Umaña. Tercer Mundo. Bogotá. 1969. Págs. 27, a 42.
(4) Archivo Nariño 1727-1795. Tomo I. Compilación Guillermo Hernández de Alba. Biblioteca de la presidencia de la República. Editorial Nomos Ltda. Bogotá. 1990. Pág. 57.
(5). Antonio Nariño, precursor de la modernidad. Jorge Tomás Uribe Ángel. Panamericana Editorial. Bogotá. Pág. 28.
(6) Ibíd. Pág. 70.
(7) Un antioqueño héroe del Bárbula. Roberto M. Tisnes. CMF de la Academia Colombiana de Historia. Colección Academia Antioqueña de Historia. Medellín. 1968 Pág. 18.
(8) Santander. Biografía. Pilar Moreno de Ángel. Editorial Planeta. Bogotá.1989 Págs. 68,69.
(9) Ibid.
(10) Memorias de O´leary T. XIV, págs., 56/57. Citado por Roberto Velandia. La Villa de San Bartolomé de Honda. T II. Editorial Kelly. 1991. Pág. 93,94.
(11) Memorias histórico políticas de Joaquín Posada Gutiérrez. T I. Editorial Beduot. Medellín. 1971. Págs. 496,503.
(12) Josè Monsalve. Antonio Villavicencio y la Revolución de la Independencia. Citado por Roberto Velandia. TII.Pà. 178.
(13) Archi. Nal. His. Aenxos T.26, F- 748/9. Citado por Velandia TII. Pag.176.
(14) Los sucesos del 20 de julio por José Acevedo y Gómez. Como Nació la República de Colombia. Guillermo Hernández de Alba. Academia Colombiana de Historia. Editores e impresores. Bogotá. 2004. Pág. 66.
(15). Antonio de Villavicencio y la Revolución de la Independencia. Por Josè D. Monsalve . Bogotá . Imprenta Nacional. 1920. Tomo I- pag.138745. Citado por Velandia.Tomo II. Pàg. 10.
(16). Cualla J.A. 1831. Imprenta del gobierno. Manifiesto de José María de la Guardia, citado por Boletín de Historia y Antigüedades. Órgano de la Academia Nacional de Historia. Volumen XVI. Número 83. Bogotá. Marzo de 1917. Págs. 168, 169.
(18). Bolívar el libertador y Córdoba el héroe de Ayacucho. Dr. Humberto Bronx. Colección Academia Antioqueña de Historia Editorial Granamerica. Medellín. 1974. Pág. 22
(19) Chorros Blancos. Humberto Barrera Orrego. Alcaldia de Yarumal. 2002. Pág. 7. (20) Bolívar el libertador y Córdoba el héroe de Ayacucho. Dr. Humberto Bronx. Colección Academia Antioqueña de Historia Editorial Granamerica. Medellín. 1974. Pág. 49
(23). Memorias José Hilario López. Editorial Beduot. Medellín. 1969. Págs. 218, 219
Bibliografía
CUALLA J.A. 1831. Imprenta del gobierno. Manifiesto de José María de la Guardia, citado por Boletín de Historia y Antigüedades. Órgano de la Academia Nacional de Historia. Volumen XVI. Número 83. Bogotá. Marzo de 1917. Págs. 168, 169.
BARRERA Orrego Humberto Chorros Blancos.. Alcaldia de Yarumal. 2002. Pág. 7.
BRONX Dr. Humberto. Bolívar el libertador y Córdoba el héroe de Ayacucho. Colección Academia Antioqueña de Historia Editorial Granamerica. Medellín. 1974. Pág. 22, 49.
HERNANDEZ DE Alba Guillermo. Compilador. Archivo Nariño 1727-1795. Tomo I. Biblioteca de la Presidencia de la República. Editorial Nomos Ltda. Bogotá. 1990. Pág. 57.·
Diario de observaciones de José Celestino Mutis 1760 – 1790. Tomo I . Ministerio de Educación. Editorial Minerva Ltda. Bogotá. 1957. pág. 82,83.·
Los sucesos del 20 de julio por José Acevedo y Gómez. Como Nació la República de Colombia. Guillermo Hernández de Alba. Academia Colombiana de Historia. Editores e impresores. Bogotá. 2004. Pág. 66.
LÓPEZ José Hilario . Memorias. Editorial Beduot. Medellín. 1969. Págs. 218, 219.
MONTAÑA Sarmiento Andrés. Santander y los ejércitos patriotas. 1811-1819. Tomo I. Biblioteca de la Presidencia de la República. Bogotá. 1989. Págs. 2,3,4,5.
MORENO DE Ángel. Pilar. Santander. Biografía. Editorial Planeta. Bogotá. Págs. 68,69.
O´LEARY. Memorias. T XIV. Págs. 56/57. Citado por Roberto Velandia R. La Villa de San Bartolomé de Honda. T II. Editorial Kelly. Bogotá. 1991. Págs. 93,94.
POSADA Gutiérrez Joaquín Memorias histórico políticas de T I. Editorial Beduot. Medellín. 1971. Págs. 496,503
UMAÑA Enriqueta de. La Criolla, vida de Policarpa Salavarrieta. Tercer Mundo. Bogotá. 1969. Págs. 27, a 42.
URIBE Ángel Jorge Tomás. Antonio Nariño, precursor de la modernidad. Panamericana Editorial. Bogotá. Pág. 24, 28, 70.
TISNÉS Roberto M. CMF de la Academia Colombiana de Historia .Un antioqueño héroe del Bárbula. . Colección Academia Antioqueña de Historia. Medellín. 1968 Pág. 18.
VELANDIA Rodríguez Roberto. La Villa de San Bartolomé de Honda. Tomo II. Editorial Kelly. Bogotá. 1991(http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Villavicenciohttp://www.cordoba.gov.co/jose_maria_cordoba.html http://es.wikipedia.org/wiki/José_Hilario_López
Los dibujos fueron tomados de:José Celestino Mutishttp://es.wikipedia.org/wiki/José_Celestino_Mutis Antonio Nariño Alvarezhttp://www.lablaa.org/blaavirtual/revistas/credencial/novie1993/novie2.htmAtanasio Girardothttp://www.picsearch.es/imagenes/equipos%20deportivos/estadios/estadios%20de%20fútbol/atanasio%20girardot.html Gral. Francisco de Paula Santander. http://www.lablaa.org/blaavirtual/revistas/credencial/abril1992/abril1.htm Antonio Villavicenciohttp://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Villavicencio José María Obandohttp://www.otraparte.org/actividades/literatura/cordova.html José Hilario Lópezhttp://www.lablaa.org/blaavirtual/revistas/credencial/febrero1998/images/9808.jpgSimón Bolívar http://www.geoinstitutos.com/quien_fue/simon_bol.asp Policarpa Salavarrietahttp://encontrarte.aporrea.org/teoria/perfiles/11/a8407.html
*Licenciado en Ciencias Sociales Universidad de Caldas.Especialista en Recreación Ecológica y Social. Fundación Universitaria los Libertadores.Docente Institución Educativa Departamental Puerto Bogotá, Guaduas, Cundinamarca.Miembro de los Centros Municipales de Memoria Guaduas y Honda.Presidente Red Nacional Centros Municipales de Memoria.Presidente Centro de Historia Honda.